• El presidente de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) asegura que la sociedad está en riesgo de perder la perspectiva de las vacunas. “No vacunarse obedece a un complejo sistema de intereses”, advierte.

 • El papel de los expertos en Microbiología es informar y formar sobre las condiciones de los microrganismos productores de enfermedades que podrían prevenirse por vacunación.

vacunas_herramientas_saludentuvida.jpg
La vacunación es una de las formas más coste eficaces de evitar enfermedades inmunoprevenibles.

La sociedad se enfrenta al riesgo de perder la perspectiva de las vacunas como una de las mejores herramientas de Salud Pública que se conocen y que ha sido capaz de frenar la morbimortalidad de numerosos tipos de infecciones y enfermedades infecciosas. Así lo afirma el presidente de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), el doctor Ramón Cisterna, ante la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de incluir el rechazo a las vacunas entre las 10 amenazas de 2019.

El doctor Cisterna defiende que no vacunarse “obedece a un complejo sistema de intereses donde la complacencia por el estado de salud, alcanzado en las sociedades más avanzadas socioeconómicamente, contrasta con la falta de acceso a las vacunas en las más deprimidas”. Según el presidente de la AMYS, determinados grupos están propagando la idea de que es mejor no vacunarse a pesar de la efectividad y seguridad demostradas desde su nacimiento, una creencia sin justificación científica que tiene su origen en la desinformación o la falta de formación.

“Todos los que asumimos el papel beneficioso de las vacunas debemos comprometernos con lo que la OMS recalca y proporcionar información correcta, fidedigna y creíble a partir de la enorme cantidad de evidencias científicas”, señala Cisterna, quien destaca que las enfermedades inmunoprevenibles podrían estar en riesgo de reaparecer si las coberturas vacunales no son suficientemente amplias y estables como para evitar la circulación de esos agentes patógenos como la parotiditis, la tosferina, la difteria o el sarampión.

En este sentido, los expertos en Microbiología reclaman que su papel es estar siempre del lado de las vacunas, informando y formando sobre las condiciones de los microorganismos productores de enfermedades que podrían prevenirse y extendiendo el valor de la respuesta inmune para comprender su valor como una herramienta estratégica.

Para Cisterna, esta formación en vacunas exige un esfuerzo multidisciplinar por la gran cantidad de campos del estudio que abarca: “La formación debe comenzarse en los estudios de secundaria y bachillerato para continuar en la Universidad y de forma especial en las ramas sanitarias, donde los microbiólogos, junto a otros especialistas, serán piezas clave para aclarar el comportamiento de los microorganismos y la respuesta inmune inducida por la infección natural y por las vacunas”.

Las vacunas en cifras

Según la OMS, la vacunación es una de las formas más coste eficaces de evitar enfermedades inmunoprevenibles:

* Previenen de dos a tres millones de muertes al año

* Se estima que 1,5 millones de muertes podrían evitarse si mejorara la cobertura mundial

* Los casos de sarampión descendieron de 2,6 millones de muertes en 1963 a 110.000 en 2017, una cifra que permitió estar cerca del control de la enfermedad. Sin embargo, el rechazo a esta vacuna ha provocado un aumento del 30% desde entonces hasta ahora.

Asociación de Microbiología y Salud

La Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) es una organización sin ánimo de lucro, creada el 11 de mayo de 2004, al amparo del artículo 22 de la Constitución Española, para trabajar al servicio de la comunidad social dentro de un marco profesional legal, según se recoge en la Ley orgánica 1/2002 BOE 26/06/2002.

La Asociación surgió como respuesta a la preocupación de un grupo de microbiólogos ante los problemas a los que se enfrentaba su especialidad. El principal objetivo desde su creación ha sido promover la salud ciudadana y el bienestar de las personas, concretamente en el campo de la infección (diagnóstico etiológico, investigación, formación, prevención, etc.) por medio de los conocimientos del microbiólogo asistencial y de otros profesionales relacionados con AMYS, con competencia, profesionalidad, rigor y ética. Para más información puede consultarse la página web: www.microbiologiaysalud.org

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Artículos relacionados