•En nuestro intestino viven alrededor de 2 kg de bacterias con un papel clave en nuestra salud.

•Un desequilibrio en los tipos de bacterias puede causar síntomas tanto digestivos como en todo el organismo, estando relacionado con un gran número de enfermedades.

•Lanzan  al mercado un test para el Estudio Funcional de la Microbiota Intestinal que aporta la información necesaria para tratar las alteraciones de la microbiota.

Las alteraciones en la microbiota intestinal provocan, entre otros síntomas,  dolor de cabeza, hinchazón, estreñimiento.

El estrés, una mala alimentación, la falta de actividad física o el uso de determinados fármacos, pueden alterar la microbiota intestinal (conjunto de bacterias intestinales). Este fenómeno se conoce como disbiosis y está relacionado con la aparición de síntomas diversos como molestias digestivas, estreñimiento o diarrea, dolor de cabeza, problemas dermatológicos, retención de líquidos, hinchazón, etc. En general se trata de molestias inespecíficas no asociadas a una patología médica concreta pero que provocan malestar y disminución de la calidad de vida.

Nacemos sin bacterias en el intestino y mediante el contacto con el medio externo adquirimos, durante los primeros años de vida, una microbiota específica para cada persona. Se estima que en un adulto viven alrededor de 2 kilogramos de bacterias, fundamentalmente en el intestino y el colon. Tenemos más ADN de bacterias que propio y más bacterias que células en el organismo, todo esto nos permite entender la importancia de la microbiota para nuestra salud.

El intestino está colonizado por más de 1.000 especies diferentes de bacterias que se encargan de funciones tan importantes como el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la digestión y síntesis de nutrientes o la protección frente a la entrada de agentes patógenos.

La disbiosis intestinal está relacionada con el desarrollo o agravamiento de distintas enfermedades que, hasta ahora, no se abordaban de una manera adecuada. Para ayudar a resolver un problema que afecta a millones de personas, SYNLAB ha lanzado una innovadora prueba, basada en un análisis de heces, que ofrece un Estudio Funcional de la Microbiota Intestinal.

El test analiza los grupos de bacterias de la microbiota que permiten realizar un abordaje terapéutico. “Si el test indica que existe un desequilibrio -explica Bibiana Palao, directora científica del Área de Innovación de SYNLAB- podemos tratar el problema de una manera muy sencilla, a través de un abordaje nutricional que puede incluir la administración de prebióticos y probióticos, con el fin de restablecer el equilibrio de la microbiota y con él, la salud en general”.

El test analiza la microbiota inmunomoduladora, protectora, muconutritiva y proteolítica, además de determinar la presencia de levaduras y hongos. Dentro del grupo de microbiota muconutritiva se analizan las especies Faecalibacterium y Akkermansia, las cuales juegan un papel muy importante en la salud intestinal, ya que son antiinflamatorias, reducen la permeabilidad intestinal, mejoran motilidad y son productoras de ácido butírico, un ácido graso de cadena corta con muchos efectos beneficiosos para el intestino.

Las alteraciones de la microbiota también se han relacionado con condiciones tan comunes como el desarrollo de intolerancias alimentarias o la inflamación intestinal. Actualmente el estudio de la microbiota ha cobrado mayor importancia por la reciente publicación de estudios que han demostrado que existe una relación entre la respuesta a la terapia inmunológica frente al cáncer, en fase de investigación, y la microbiota intestinal.

En definitiva, según explica Bibiana Palao, la microbiota intestinal interactúa con diferentes sistemas del organismo (sistema nervioso, inmune, digestivo, etc.) siendo clave para prevenir y ayudar en el tratamiento de un gran número de enfermedades.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Artículos relacionados