•JESÚS GARCÍA-FONCILLAS DIRECTOR DEL INSTITUTO ONCOLÓGICO ‘ONCOHEALTH’
El especialista en el Congreso #ESMO celebrado en Barcelona (Foto N. Garay)

•Un nuevo fármaco de Oncología de Precisión ha recibido la aprobación de la Comisión Europea para tratar más de 30 cánceres al margen de su localización.

UNA ENTREVISTA DE NEKANE LAUZIRIKA – Lunes, 9 de Diciembre de 2019 – Actualizado a las 06:00h

BILBAO– El medicamento presentado en el congreso ESMO, celebrado recientemente en Barcelona, está indicado para el tratamiento de pacientes adultos y pediátricos con tumores sólidos que presentan una fusión del gen del receptor de tirosina quinasa neurotrófico localmente avanzado, metastásico o cuya resección quirúrgica probablemente genere una elevada morbilidad y en ausencia de opciones terapéuticas satisfactorias. “Se trata de Vitrakvi (Larotrectinib) que ha demostrado una respuesta positiva elevada y duradera en cánceres con fusión TRK, incluidos tumores del sistema nervioso central;el tratamiento está aprobado en EE.UU, Brasil y Canadá. Confiamos que pueda estar en España en 2020”, explica a DEIA, Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncológico Oncohealth.

Recibir la noticia de padecer un cáncer sigue siendo un mazazo. ¿Con qué expectativas actuales de que no sea mortal?

-Evidentemente es un golpe muy fuerte en el ánimo de cualquier persona;es duro el proceso de aceptación del diagnóstico. Actualmente tenemos la suerte de poder ofrecer a los pacientes unas perspectivas de supervivencias largas y con buena calidad de vida, con lo cual afortunadamente estamos cambiando lo que es el paradigma de la enfermedad para el paciente.

La edad, la genética, los hábitos de vida, el medio ambiente laboral y vital, contaminación, hábitos de vida… ¿Cuál de estos factores es más perniciosamente decisivo?

-Diría que es una colección multifactorial, muy poliédrica;no podemos asumir uno solo. Vemos casos todos los días que no responden a una sola causa concreta. Vemos pacientes sin ningún habito tóxico, con una vida supersaludable que presentan tumores muy agresivos. Por eso es difícil marcar un solo factor.

Un estudio reciente concluye que el cáncer/los cánceres son ya la primera causa de muerte en algunos países industrializados. ¿Avanza más rápidamente la expansión de los cánceres que la investigación o podemos aspirar a que más pronto que tarde lo atrapemos?

-La investigación en cáncer está avanzando a una velocidad vertiginosa, ya no año tras año, sino que me atrevería a decir que en pocos meses estamos asistiendo a mejoras espectaculares;progresos que hace pocos años llevaban mucho tiempo para desarrollarse. Ahora mismo, en tiempos muy cortos estamos teniendo fármacos de una eficacia altísima.

Según L. Cordeiro (‘La Muerte de la Muerte’) el año 2029 habremos vencido al cáncer, pero según la SEOM en 2040 podría haber 24 millones nuevos de cáncer en el mundo y en España 270.000 ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

-Cada día vamos avanzando más deprisa y tenemos mejores drogas. No creo que el fin del cáncer, por muy deseable que fuera para todos, sea a tan corto plazo, pero sí que el escenario va cambiando muy rápidamente y en cuestión de muy poco tiempo hemos visto mejoras muy importantes;de esto no cabe ningún tipo de duda.

¿Pecamos de sensacionalismo los medios al hablar de un medicamento nuevo?

-No. Sinceramente, en este momento tenemos un punto de inflexión con larotrectinib en el sentido de una terapia tan eficaz, con una tolerancia excelente;no lo habíamos visto hasta ahora.

¿Hablamos de cánceres mejor que de cáncer? Cuando hablamos de oncología de precisión ¿la referencia es la persona, el tipo de cáncer, el tipo de tumor, su ubicación, sus proteínas receptoras específicas…?

-El punto de referencia es que tenemos que pensar en el tumor como un efecto resultado de una alteración genética que ha dado como resultado dicho tumor;el objetivo fundamental del tratamiento es atajar esa alteración genética tratándolo en base a ella.

¿Qué es un tumor sólido con fusión del gen NTRK?

-Hoy día sabemos que muchos tumores sólidos como pueden ser el cáncer de colon, de pulmón, páncreas… en algunos casos tienen una alteración genética en su estructura que los hace diferentes en cuanto a que tienen un nivel de agresividad importante, pero en cambio nos permiten tratar a esos pacientes con un fármaco completamente específico y dirigido a esta alteración. Es verdad que estos tumores están en diferentes órganos, pero tienen un nexo común que es la similar alteración genética del gen NTRK con fusión. En el caso concreto de que tengan esa alteración, el pronóstico que inicialmente era malo y cuya única opción iba a ser quimioterapia, podemos cambiarlo radicalmente y ofrecer un buen pronóstico, porque el tratamiento que se ha desarrollado, específico para esa alteración genética, está dando excelentes resultados en reducción del tumor, en conseguir supervivencias muy prolongadas y, además, en mejorar claramente la calidad de vida y los síntomas de la enfermedad.

Frente a las quimioterapias dirigidas a un tipo concreto de tumor, ¿qué ventajas tiene Vitrakvi (principio activo larotrectinib)?

-La diferencia más importante es que la quimioterapia e incluso la inmunoterapia son estrategias que no tienen el nivel de precisión que tiene larotrectinib ¿Por qué? Porque no son capaces de poner el foco total y de forma específica en este tipo de alteración genética y eso hace que al ser el larotrectinib tan tremendamente específico en el efecto que tiene, podamos plantear que en un tiempo corto se logre que el tumor responda, que los síntomas de la enfermedad remitan y hasta desaparezcan y que además esta situación se mantenga por largo tiempo. Lo cual cambia por completo el pronóstico y la situación crítica del paciente.

¿Por qué pueden resultar más efectivo el tratamiento de cánceres basados en la genética de sus tumores que en su lugar de origen en el cuerpo?

-Los tratamientos basados en donde está localizado el tumor no están diseñados con la precisión suficiente como para ser tan eficaces ni para ser capaces de bloquear los síntomas que la enfermedad produce. Cuando son capaces de llegar a la identidad genética del tumor y somos capaces de encontrar alteraciones muy concretas, tremendamente específicas del tumor, el escenario que se abre es distinto, porque este nivel de bloqueo directo de los elementos diferenciales del tumor nos permiten mucha especificidad frente a la célula tumoral y al mismo tiempo minimizar efectos secundarios sobre células normales que no tienen esa alteración. Por un lado aumentamos eficacia y, por otro, disminuimos toxicidad.

Me comentaba el doctor James Allison (Nobel el año pasado) que la ventaja de su inmunoterapia oncológica es que podía combinarse con otros tratamientos terapéuticos ¿También con larotrectinib? ¿Y puede combinarse el tratamiento con otras terapias?

-El larotrectinib, es tan sumamente eficaz, los datos últimos que tenemos llegan a una tasa de respuesta del 81%, que francamente no necesita combinación, porque por si solo consigue resultados similares a lo que logra cuando combinamos quimioterapias e inmunoterapias, que presentan niveles de respuesta claramente más bajos. Lo que significa que este fármaco es, sin lugar a dudas, por sí solo capaz de conseguir resultados que nunca habíamos alcanzado ni con quimioterapia, inmunoterapia o combinando los dos.

¿Cómo marcha el proceso traslacional de larotrectinib desde la investigación a clínica?

– En este proceso en que nosotros hemos intervenido, lo primero fue la comprobación de que en modelos preclínicos con tumores de esa alteración ese fármaco era capaz de bloquear el mecanismo por el cual se producía el comportamiento agresivo del tumor. Tras los datos positivos en 2014 se iniciaron las primeras pruebas en pacientes en un ensayo clínico fase I que continuaron con un segundo llamado SCOUT y que confirmó que los pacientes con fusión de NTRK tenían un beneficio clínico que no aportaba ninguna otra acción posible de tratamiento de esos tumores. En fases tempranas se confirmó el beneficio.

¿En cuántos tipos de tumores diferentes ha demostrado su eficacia?

-En más de 20 tumores distintos se ha demostrado su eficacia. Con lo cual se abre una perspectiva totalmente distinta en el tratamiento oncológico.

¿En quiénes está dando mejor resultado, en adultos o en tratamiento pediátrico?

-Los resultados están siendo buenos tanto en pacientes pediátricos como adultos. No hay ninguna diferencia.

¿Los soportan bien los enfermos? ¿Tiene muchos efectos secundarios?

-Los efectos secundarios se soportan bien. Una de las tremendas ventajas que tiene este fármaco. es que además de ser muy eficaz, al mismo tiempo tiene buena tolerancia.

¿Qué porcentaje de curación total están obteniendo? ¿Y de remisión del proceso de tumoración?

-Lo que es claro es que el 80% de los pacientes tratados responden. Además, en un 17% el tumor desaparece por completo;en el resto la reducción es muy significativa. Asimismo, el tiempo que continúan los pacientes respondiendo es muy largo, lo cual significa que no es un efecto puntual que desaparece, sino que se prolonga en el tiempo. El alto número de casos con respuestas completas y el que tengamos de modo simultáneo un control durante tiempo prolongado es un paradigma de fármaco distinto a los conocidos hasta ahora.

Permítame que le pregunte por uno de sus más duros efectos secundarios, el precio. He leído que se estima en 400.000 dólares/año. ¿Será asumible aquí su coste?

-No se puede tomar como referencia el precio americano, porque el mecanismo en Europa es totalmente distinto. Estoy seguro de que tanto la compañía Bayer, como las agencias reguladoras y las diferentes entidades gubernamentales buscarán un punto de aproximación para que un tratamiento de este valor clínico sea accesible a todos los que lo necesiten.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida